Perspectivas en la Historia del Feminismo Global

2 perspectivas del feminismo con postulados comunes, #Chicha鈥&Ron

Ideolog铆as y debates acerca del Feminismos, conceptos nuevos y datos curiosos que quiz谩s aun no hab铆as escuchado. Esta secci贸n del Chicarr贸n te tiene preparado esta gran programaci贸n, disfr煤talo y dinos que tal te pareci贸.

Feminismo en Colombia: una historia de triunfos y tensiones

La historia de exclusiones y desigualdades de las mujeres en Colombia, fundamentada en el machismo y en las diferencias f铆sicas entre unos y otras, se ha ido derrumbando gracias al empe帽o de cientos de mujeres. 隆Ellas son! L铆nea del tiempo. #FeminismoParaDummies.

La mayor铆a de personas en Colombia reconoce los problemas de violencia, inseguridad, pobreza, corrupci贸n e injusticia social que vive el pa铆s, pero muchas menos perciben o aceptan que tambi茅n hay discriminaci贸n y desigualdad de g茅nero.

Cuando se acepta que aqu铆 s铆 pasa algo al respecto,聽ese 鈥榓lgo鈥 se considera de muy poca relevancia鈥, se帽ala la polit贸loga Mar铆a Emma Wills en su tesis de doctorado聽Las trayectorias femeninas y feministas hacia lo p煤blico en Colombia (1970-2000): 驴Inclusi贸n sin representaci贸n?

De hecho, la cr铆tica central a las feministas es que en Colombia no hay mayores diferencias en el tratamiento que reciben hombres y mujeres. La realidad es otra.

Desde la antig眉edad cl谩sica ha existido la idea, tambi茅n replicada en Colombia, de una聽identidad femenina asociada por naturaleza al hogar, la maternidad y al 谩mbito dom茅stico.

As铆, las mujeres deb铆an encontrar su realizaci贸n como seres humanos desempe帽ando el papel de madres y esposas. Lo femenino se concibi贸 no s贸lo como lo distinto de lo masculino sino como lo opuesto-inferior.

LAS MUJERES FUERON ASOCIADAS A LAS EMOCIONES, SERES ARRASTRADOS POR SUS PASIONES Y CON UNA INCLINACI脫N INNATA HACIA EL CUIDADO DE LOS OTROS.

Seg煤n Wills, las primeras democracias modernas prohibieron la presencia de mujeres en las urnas, partidos pol铆ticos, academia, escuelas de artes y oficios, milicias, prensa, literatura y en todos aquellos lugares considerados como propios de lo p煤blico.

De hecho, el siglo XX se inici贸 en Colombia, como en la mayor铆a de naciones democr谩ticas,聽sin que las mujeres tuvieran derecho al voto聽y a la participaci贸n pol铆tica. En este veto resultaba definitivo el聽Concordato, tratado que el Estado de Colombia hab铆a firmado con la Santa Sede en 1887 y que se mantuvo hasta 1993.

Este acuerdo le otorgaba a la Iglesia Cat贸lica la potestad de tutelar los contenidos difundidos en la escuela p煤blica y le conced铆a amplios poderes de regulaci贸n en materia matrimonial y, por esta v铆a, sobre la vida de las mujeres鈥, a帽ade Wills.

LAS MUJERES CASADAS ESTABAN SOMETIDAS A LA SOCIEDAD CONYUGAL Y ERAN REPRESENTADAS POR EL MARIDO. LAS SOLTERAS, POR EL PADRE.

De Manizales tambi茅n ser铆a desterrada para llegar a Pereira a fundar una escuela mixta y laica y a traducir art铆culos de feministas europeas y norteamericanas. Entre 1916 y 1918 public贸 la revista聽Femeninas, explica Socorro Ram铆rez en el texto聽Las precursoras colombianas del feminismo. ricas jornadas por libertades pol铆ticas y derechos civiles y fue el s铆mbolo de la organizaci贸n y movilizaci贸n de los trabajadores.

En esa d茅cada, explica Wills, tendr铆a lugar la primera huelga exitosa en la rama de los textiles, liderada por Betsab茅 Espinosa, quien lograr铆a un aumento salarial del 40%, la expulsi贸n de los capataces que acosaban sexualmente a las mujeres y una jornada laboral de nueve horas.

鈥淐ON LA FUERZA DE SUS PINTURAS DE MUJERES MARGINALES Y DESNUDOS FEMENINOS, D脡BORA ARANGO TAMBI脡N DESAFI脫 EL MACHISMO鈥, SOCORRO RAM脥REZ.

En 1930, Georgina Fletcher cre贸 el Centro de Cultura Femenina y organiz贸 en Bogot谩 junto con Ofelia Uribe de Acosta 鈥揷on el apoyo del presidente Olaya Herrera鈥 el IV Congreso Internacional Femenino de la Liga de Mujeres Ib茅ricas e Hispanoamericanas.

En este evento se invit贸 a la emancipaci贸n de las mujeres de su 鈥渃ondici贸n de esclavas鈥 y se les hizo un llamado a tomar conciencia sobre la importancia del proyecto de ley de Capitulaciones Matrimoniales, explica Lola G. Luna en su libro聽El Sujeto Sufragista. Feminismo y Feminidad en Colombia, 1930-1957.

La potestad marital

Esto, debido a que el c贸digo civil permit铆a聽la potestad marital, figura mediante la cual el matrimonio se convert铆a en una manera de despojar a las mujeres de su patrimonio y de impedir que tuvieran independencia econ贸mica.

La potestad marital se aboli贸 en 1932 cuando se aprob贸 la Ley 28 o de Capitulaciones Matrimoniales, que les otorgaba a las mujeres el derecho de disponer libremente de sus bienes, contraer deudas, realizar otras transacciones financieras y comparecer por s铆 mismas ante la justicia.

鈥淯NA VEZ CONSEGUIDO EL PRIMER DERECHO: ADMINISTRAR SUS BIENES, LA EDUCACI脫N SE VOLVI脫 LA PRIORIDAD鈥, LOLA G. LUNA

Los siguientes retos a alcanzar: el voto y la educaci贸n superior. El primero tuvo que esperar unos a帽os m谩s, mientras que en 1933, mediante el decreto 1972, las universidades les abrieron las puertas a las mujeres. En 1938 se graduaron las primeras seis.

Por ese entonces hab铆a otro obst谩culo a superar:聽el c贸digo penal castigaba el adulterio de las mujeres聽pero omit铆a sancionar la infidelidad de los hombres. Exoneraba al marido que asesinara a la esposa infiel o le ofrec铆a, en caso de que no hubiera homicidio, la posibilidad de pedir prisi贸n para 鈥渓a culpable鈥.

En 1936 se aboli贸 el derecho de los hombres a imponer 鈥渓a pena capital鈥 sin juicio previo, pero estableci贸 la figura de 鈥渓a leg铆tima defensa del honor鈥, motivo para disminuir la condena de un marido que en 鈥渆stado de ira e intenso dolor鈥 atentara contra su esposa. Esta concesi贸n fue conservada hasta 1980, se帽ala Wills.

El c贸digo civil, por su parte, tambi茅n sancionaba de manera diferenciaba la infidelidad en mujeres y hombres. Mientras que con la simple prueba de adulterio, las mujeres perd铆an la crianza de sus hijos y el manejo de sus bienes, a los hombres hab铆a que probarles amancebamiento (o convivencia).

鈥淟OS C脫DIGOS CIVILES Y PENALES Y LA CONSTITUCI脫N DE 1886 PRETEND脥AN REGIR LA CONDUCTA FEMENINA鈥, MAR脥A EMMA WILLS.

Ese mismo a帽o, 1936, como parte de la reforma constitucional del gobierno de Alfonso L贸pez Pumarejo (1934 鈥 1938), las mujeres adquirieron el derecho a ocupar cargos p煤blicos, parad贸jicamente sin haber sido declaradas ciudadanas, derecho que hasta el momento era exclusivo de los hombres. Fue necesario esperar hasta mediados de los cuarenta para reconocer que las mujeres eran ciudadanas y pod铆an ser elegidas para cargos p煤blicos.

El primer congreso nacional

Entre el 10 y el 12 de febrero de 1945, bajo el auspicio del Partido Socialista Democr谩tico y el liderazgo de Mercedes Abad铆a, Lucila Rubio de Laverde y Matilde Espinosa, se realiz贸 el I Congreso Nacional de Mujeres al cual asistieron obreras, sindicalistas, estudiantes, campesinas e ind铆genas de varias regiones del pa铆s.

En ese espacio, la Federaci贸n Femenina Nacional, creada ese mismo a帽o,聽fue reconstituida como Alianza Femenina de Colombia聽para aunar esfuerzos de cara a la consecuci贸n del voto femenino鈥, a帽ade Luna.

Sin embargo, algunas mujeres percib铆an el hogar como el 煤nico espacio de realizaci贸n femenina y s贸lo estaban dispuestas defender su derecho al voto. Recog铆an las ideas de 鈥渇eminidad鈥 y 鈥渉ogar dulce hogar鈥. Ellas representaban la tendencia sufragista conservadora.

Josefina Canal de Reyes, directora de la revista聽Mireya聽era una de ellas, y quien en el editorial n煤mero uno escribi贸 el objetivo de la revista: 鈥servir a los intereses femeninos y a聽los sagrados ideales de la familia y la patria鈥. En la revista聽Letras y Encajes, fundada en Medell铆n en 1929, tambi茅n se publicaban las opiniones conservadoras.

Otras mujeres, por su parte, apoy谩ndose en un concepto de ciudadan铆a m谩s amplio, exig铆an educaci贸n, derechos salariales y acceso a cargos p煤blicos. Bajo la direcci贸n de Ofelia Uribe de Acosta, publicar铆an en la d茅cada de los cuarenta la revista聽Agitaci贸n Femenina, explica Wills.

PARA OFELIA URIBE LA FEMINIDAD ERA UNA SEGUNDA NATURALEZA SUPERPUESTA A LAS MUJERES POR LOS HOMBRES.

El II Congreso Femenino se inaugur贸 el 23 de mayo de 1946, en pleno inicio del per铆odo de La Violencia, en el cual se reclam贸 al Gobierno colombiano el cumplimiento de la Carta de Naciones Unidas sobre el reconocimiento de los derechos de las mujeres.

Durante el discurso de apertura, Lucila Rubio de Laverde dijo: 鈥no es conveniente para la mujer limitar su mundo al hogar. El deber para la familia es nuestro natural y principal deber, pero tenemos otros que no es bueno descuidar ni menos olvidar, si no queremos vestir en vida el sudario de la muerte鈥.

El derecho al voto, 隆por fin!

Finalmente en 1954,聽bajo la dictadura del general Gustavo Rojas Pinilla, y despu茅s de pasar por 11 proyectos de ley,聽se logr贸 el derecho al voto聽para las mujeres pero solo se pudo ejercer hasta 1957, para votar el plebiscito del Frente Nacional.

Luego de la obtenci贸n del voto, agrega Wills, las redes de militantes se diluyeron. Seg煤n Ofelia Uribe, las mujeres empezaron a votar por hombres de manera dividida. En otras palabras: optaron por cargarles los ladrillos a ellos.

EL INICIO DE LA D脡CADA DE LOS SETENTA FUE EL PUNTO DE PARTIDA DE UN NUEVO CICLO DE MOVILIZACIONES.

La segunda ola del feminismo, tal como sucedi贸 en otras partes del mundo, estaba compuesta en su mayor铆a por mujeres con educaci贸n superior que hab铆an viajado a otros pa铆ses y que buscaban un cambio profundo en sus vidas y en las de las mujeres pobres. Era el feminismo de la liberaci贸n.

Ese compromiso surge de la historia de afiliaci贸n de muchas de ellas a movimientos de izquierda鈥, se帽ala Julieta Lemaitre en su libro聽El derecho como conjuro.聽Socorro Ram铆rez,聽la primera mujer de la izquierda en aspirar a la Presidencia de la Rep煤blica, recuerda que por esos a帽os la movilizaci贸n sindical, la estudiantil y la pol铆tica no se conceb铆an de manera separada.

Seg煤n Lemaitre, las militantes de los setenta promovieron una rebeli贸n contra lo que significaba ser mujer en la vida privada: falta de control sobre la maternidad, el sexo y las decisiones m谩s nimias de la cotidianidad. Algunos de los esl贸ganes de la 茅poca fueron 鈥mi cuerpo me pertenece鈥 y 鈥toda penetraci贸n es imperialista鈥.

Entre las pioneras de esta segunda ola est谩n: Chris Suaza, Socorro Ram铆rez, Luz Jaramillo, Magdalena Le贸n, Nora Segura, Gabriela Castellanos, Martha L贸pez y Florence Thomas.

TEXTOS COMO 鈥淓L SEGUNDO SEXO鈥 DE SIMONE DE BEAUVOIR VOLARON A AM脡RICA LATINA.

La familia y la iglesia rodeadas de un h谩lito sagrado, empezaron a ser percibidas como instituciones desfavorables a un avance de la libertad de hombres y mujeres al reproducir las construcciones estereotipadas de feminidad y masculinidad鈥, afirma Wills.

Las mujeres pertenecientes a las 茅lites y con conexiones familiares en la pol铆tica fueron las primeras en abrirse paso en la arena pol铆tica. En 1974, por primera vez en la contienda electoral por la Presidencia, compiti贸 una mujer: Mar铆a Eugenia Rojas, hija del anapista general Rojas. Obtuvo el 9.4% de la votaci贸n.

Igualdad jur铆dica

A pesar de que el presidente liberal Alfonso L贸pez Michelsen (1913 鈥 2007) no logr贸 la legalizaci贸n del divorcio, s铆 fue bajo su gobierno (1974 鈥 1978) que se aprob贸 el decreto 2820 que declar贸 la igualdad jur铆dica entre hombres y mujeres.

Nombr贸 a Mar铆a Elena Crovo ministra de Trabajo, una cartera considerada hasta el momento 鈥榤asculina鈥 y聽a seis mujeres como gobernadoras. Sin embargo, la Iglesia Cat贸lica presion贸 hasta lograr la renuncia de una de ellas por estar separada鈥, a帽ade Wills.

En 1977 se organiz贸 el Frente Amplio de Mujeres donde se excluyeron a las feministas independientes y 鈥渟ospechosas de ser lesbianas鈥. Entre las disidentes del Frente estaban: Eulalia Carrizosa y Sara Bright que crearon Cine Mujer; Eunice Duque, economista; Guentcy Armenta, educadora; Rosario Uribe, actriz y Margarita Medina y Martha Madrid, economistas.

Al a帽o siguiente y con la participaci贸n de 250 mujeres de diferentes ciudades, se realiz贸 en Medell铆n un encuentro nacional de mujeres. El prop贸sito: definir la participaci贸n de Colombia en la campa帽a internacional por el aborto, la anticoncepci贸n y contra las esterilizaciones forzadas.

Lo sucedido en ese primer encuentro demuestra una de las dificultades que el campo feminista ha vivido desde sus inicios: enfrentamientos entre las feministas partidarias de conservar 鈥榣a doble militancia鈥 (por el feminismo y la izquierda) y las feministas aut贸nomas o quienes abogaban por un compromiso exclusivamente feminista鈥, explica Lemaitre.

Las aut贸nomas rechazaban a quienes practicaban la doble militancia porque les parec铆an 鈥渕ujeres de partido鈥 o que no eran lo suficientemente feministas. 鈥Las diferencias de fondo se deb铆an a las diversas trayectorias, experiencias de vida y a las diferencias de clase de las militantes. Tambi茅n, a sus diferentes concepciones de la pol铆tica, la justicia y el poder鈥, afirma Wills.

ALGUNAS CORRIENTES CONCEB脥AN AL FEMINISMO COMO UNA PROPUESTA DE VIDA M脕S QUE COMO UNA ESTRUCTURA PARTIDISTA POL脥TICA.

El Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (1981) fue organizado por las 鈥渁nti partido鈥 o los grupos aut贸nomos feministas y las tensiones llegaron al punto de prohibirles la entrada a las que consideraban 鈥渕ujeres de partido鈥 o de 鈥渄oble militancia鈥.

En 1990 se abrir铆a paso el proceso constituyente (1990 y 1991), hecho que tambi茅n partir铆a en dos la historia del feminismo en Colombia: entre la etapa contestataria y el feminismo legalista y de acercamiento al Estado, se帽ala Lemaitre.

LAS ORGANIZACIONES DE MUJERES NO LOGRARON DEFINIR CANDIDATAS FEMINISTAS A LA CONSTITUYENTE APOYADAS POR TODAS.

A finales de 1990, en una mesa de trabajo de mujeres, se acord贸 tomar el tratado de las Naciones Unidas contra la discriminaci贸n a la mujer (Cedaw) y convertirlo en norma constitucional.

A lo anterior se sumaron las solicitudes a una libre opci贸n de la maternidad; la crianza y educaci贸n como responsabilidad conjunta de la pareja; la funci贸n social del trabajo dom茅stico y la libre decisi贸n sobre el orden de los apellidos. Tambi茅n se propuso la separaci贸n de Iglesia y Estado鈥, afirma Lemaitre.

Democracia en el pa铆s y en la casa

Las campa帽as pre constituyente permitieron vincular los debates feministas a la discusi贸n general con lemas como 鈥渄emocracia en el pa铆s y en la casa鈥. Y contra su propia inercia divisionista, a帽ade Lemaitre, las feministas lograron formular un plan unido y fundaron una red de organizaciones llamada Red Mujer y Constituyente que incluy贸 a 75 de todo el pa铆s.

鈥淒ESDE SU INICIO LA CORTE CONSTITUCIONAL HA TOMADO DECISIONES FAVORABLES PARA LAS MUJERES鈥, JULIETA LEMAITRE.

El 茅xito de las propuestas feministas fue notable en la nueva Constituci贸n de Colombia (1991):

  • Art铆culo 13: Derecho general a la igualdad y no discriminaci贸n por sexo.
  • Art铆culo 40: participaci贸n de las mujeres en la administraci贸n p煤blica.
  • Art铆culo 42: igualdad en la familia, derecho a la planificaci贸n familiar, derecho al divorcio, condena a la violencia en la familia, igualdad entre la uni贸n libre y el matrimonio y protecci贸n de la mujer embarazada.
  • Art铆culo 43: protecci贸n especial de las mujeres cabeza de hogar.
  • Qued贸 consagrada la separaci贸n de la iglesia y el Estado.

A partir de la aprobaci贸n de la nueva Constituci贸n (1991) y de la figura de la tutela,聽la Corte Constitucional ha podido pronunciarse para defender聽los derechos de las mujeres鈥, afirma Wills.

A los pocos d铆as de promulgarse la Constituci贸n se cre贸 la Red Nacional de Mujeres, organizaci贸n que en ese entonces se plante贸 para el desarrollo legislativo de los art铆culos constitucionales.

Fuente: Sentido Feminismo

Para M谩s Informaci贸n Puedes seguirnos en Nuestra P谩gina de Facebook:

https://www.facebook.com/tvcucutaplus/

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *