Influencer colombiana recibe amenazas por mostrar su piel

«He luchado mucho con lo que veo en el espejo»: la joven ‘influencer’ colombiana que recibió amenazas de muerte por mostrar una enfermedad en la piel
Paula Andrea Sabogal mostró en sus redes las marcas que le ha dejado una enfermedad cutánea que le ha cambiado la vida.

 

Paula Andrea Sabogal una joven influencer colombiana que cada vez va creciendo mas ganándose los corazones de los colombianos padece una enfermedad cutánea que le ha limitado a hacer las cosas que le gusta.
tiene 21 años, cursa el noveno semestre de comunicación social en Armenia (Quindio). Se dedica a compartir su experiencias y opiniones de su vida cotidiana.
Hace una semana subió una imagen suya en la que se pueden apreciar las marcas que le ha dejado esta enfermedad, algo que desde hace tiempo tenia oculto. Esta fotografía se viralizo, causando varias reacciones entre los internautas.
Más adelante, en la misma publicación, escribió: «¡Jódete sociedad con tus estereotipos perfectos! Sí, estoy enferma. ¿Y qué puedo hacer? ¿Seguirme escondiendo? Si aún dudan la respuesta, les digo que no». Su mensaje fue acompañado por relatos similares de mujeres que habían tenido que modificar su vestimenta para esconder alguna cicatriz o marca.

Publicar esa foto le trajo algunos problemas, había gente que la apoyaba y le enviaban buenos mensajes, pero había gente que se burlaba y hasta recibió amenazas por mostrar su piel con las marcas.
Diagnosticada con Dermis Atípica, hace nueve meses la dermatologa le dio la mala noticia de su diagnostico.
Las consecuencias de la dermatitis no solo son tangibles, también son psicológicas. «Me sentía culpable y me escondía, mi autoestima se fue al piso. Dejé de asistir a fiestas porque no quería que la gente me viera», cuenta.

Quienes rechazaron su publicación, le han dicho que tiene enfermedades contagiosas o que se ha hecho los cortes en las extremidades para llamar la atención y ganar más seguidores. Más allá de estos comentarios e incluso el hackeo en sus cuentas, alguien la amenazó: «Hace poco una persona me dijo que mejor me cuidara porque conocía mi vida y lo que hacía, que sería muy feo tener el cuerpo enfermo y el rostro con ácido».

Recuerda que subía contenidos sobre «el amor propio», antes de la dermatitis. «Cuando me enfermé, entre en depresión, no sabía cómo hablar de algo que ya no sentía». Cada tanto desaparecía de las redes donde acostumbraba a subir vídeos y fotografías. «Fue toda una lucha comprender que esa Paula de años atrás no iba a regresar nunca, que debía nacer una nueva. Pienso que ha sido una de las mejores lecciones de vida».

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *